Un concierto de detalles: Andrés Suarez en Torrijos

0
145

Una noche de sábado con una temperatura agradable en un patio porticado de un antiguo palacio. Parece una gran descripción para disfrutar de un concierto, o mejor, para un concierto de un cantautor como Andrés Suarez, solo quedaba la incógnita de si el tiempo respetaría a la música.

Comenzó Rubén Fuentes, quien nos brindó cuatro canciones, y realmente, nos quedamos con ganas de alguna canción más para conocer a este currante de la canción de autor, como seguramente él se definiría.

A eso de las 22:30 llego la hora de Andrés Suarez, quien subió al escenario entre los aplausos y gritos de los presentes, los cuales no iban solo dirigidos al cantante gallego, sino también a Marino Saiz, quien aparte de tener sus propias canciones se ha convertido ya en un habitual acompañante de cantautores, ya sea en banda o como único acompañante,  para estar al mando del piano y el violín.

Tras una serie de tres canciones, a las que el público se enganchó rápidamente, llegaron los comentarios de Andrés hacía ese pueblo toledano, Torrijos, por el cual sentía predilección, según sus propias palabras. Mentó a la lluvia, la cual dijo que no llegaría, y justo después llego. En ese momento aguantaron un par de canciones hasta que la banda abandono el escenario, aconsejados por el técnico de sonido, pero Andrés se resistía a irse, y fue entonces cuando se produjo un momento mágico, de esos que te sientes afortunado de vivir: Mientras que Andrés interpretaba solo con su acústica “Benijo” se separó del micro, apago la amplificación de la guitarra, pidió silencio y entono media canción a “capella”, solo con su voz y el sonido de la guitarra sin amplificar, demostrando un poderío vocal tremendo.

Detalles como estos, más allá de lo bonito que quede, demuestran que artistas viven la música y quienes no, y Suarez demostró que tenía muchas ganas de cantar y de demostrar la admiración que el siente por la gente que va a verle y por su profesión.

Esto terminó de enganchar al público, el cual cantó con gran fuerza canciones como “La vi bailar flamenco” o “seis caricias”. Al terminar el concierto Andrés se quedó para hablar o hacerse fotos con todo aquel que quisiera hacerlo.

Un concierto lleno de detalles, y todos agradables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here