La música puede tener muchas vertientes, si no que se lo digan a Ramiro Nieto (conocido como Rams), que desde pequeño está cerca de ella de una manera muy peculiar. Estudió para ser técnico de sonido y lo conocemos por formar parte de grupos como Jet Lag o The Right Ons, por colaborar como batería, percusionista o corista en grupos como Tulsa, Sidonie, Zahara, Bellrays, Fuzztones, Sylvain… Y ahora con Sidecars. Además es creador de dos discos propios, “Oxidarme” y su último lanzamiento “Phobos y Deimos”, y ha producido discos junto a Martí Perarnau (vocalista de Mucho) y por su cuenta. También apoya a bandas emergentes y los ayuda a crear.

Hemos querido saber más sobre este artista tan polifacético y por ello nos encontramos en “Zapata´s”, un restaurante Mexicano de Ópera (Madrid) al que nos ha traído. Con un “Margarita de tamarindo” en la mano, comenzamos:

¿Quién es Ramiro Nieto?

No sabría definirme, soy una persona que entiende que la música es su vida y el arte también y que tiene un compromiso con ambos, entonces intento vivirlo y disfrutarlo cada día pero no me puedo definir ni siendo músico, ni productor, ni técnico de sonido, ni guitarrista o batería… Cada día soy una persona distinta que hace lo que le gusta.

¿Cuándo, dónde y cómo empezaste a dedicarte al mundo de la música?

Realmente lo más directo y asociado con el mundo de la música y con la parte del negocio remunerado empezó cuando yo tenía 18 o 19 años repartiendo flyers y carteles en bares de conciertos y a partir de ahí empecé a trabajar en oficina pero siempre compaginándolo con tocar con grupos como Jet Lag, otro que se llamaba The Right Ons después y también con gente que me llamaba para tocar. Entonces los fines de semana era músico y entre semana trabajaba en la oficina. Pero yo empecé a tocar con 15 años y mi familia siempre ha sido muy melómana, mi padre es ceramista, mi tío es pintor y escultor, siempre he tenido mucha relación con el arte… Empezar yo creo que empecé desde que nací sin querer.

Vienes del estudio, cuando no estás allí estás girando con otros artistas, ¿Cómo te organizas para hacerlo todo y tener también tiempo libre?

Al final realmente el día tiene muchas horas y la semana muchos días. Si te sabes organizar puedes llegar a todo, lo que pasa es que hay que ser un poco organizado y tener voluntad para hacer las cosas y para llevarlo todo de una manera ordenada, pero siempre procuro tener un tiempo mínimo para estar con mi familia, con mi chica y con mi hijo, entonces en torno a eso voy organizando un poco el calendario, porque tengo la suerte o la desgracia de que me dedico a algo que me gusta mucho y no tengo la sensación de estar trabajando, le dedico muchas horas a “no trabajar” y al final es un poco “putada” porque disfruto el tiempo que estoy ahí.

¿Cuál es la parte que más te gusta y la que menos de tu trabajo?

No hay una cosa que me guste más de mi trabajo, porque además hago trabajos tan variados que cada cosa que hago tiene muchas partes bonitas. Sobre todo disfruto mucho cuando trabajo con grupos y comparto música, cuando grabo y produzco a grupos me encanta descubrir música a través de ellos y me encanta descubrirles música a ellos, me encanta ser partícipe de una creación artística y ayudarles a desarrollar esas canciones… Cuando son grupos jóvenes me gusta mucho la labor didáctica que tengo porque a veces ellos te vienen con ideas y tú les das otras opciones y se dan cuenta de que hay otro mundo, eso es muy bonito también. Luego estar de gira me gusta mucho, convivir con los grupos que trabajo, porque suele coincidir que son gente maravillosa siempre y me llevo muy bien con todos. Hay momentos de diversión y hay momentos de dureza también cuando pasan cosas. Viajar también me gusta mucho… Entre todo eso habrá algo malo pero no me acuerdo.

¿Cuál es el sitio al que más te ha sorprendido llegar con la música?

Por ejemplo disfruté mucho con The Right Ons, mi grupo, cuando fuimos a Japón que estuvimos un par de veces allí y es un país espectacular, lo compartí con amigos y gente a la que quiero, quería y seguiré queriendo siempre, yo creo que si no tocara en un grupo no podría haber ido, al menos sin pagar (risas). En México también las veces que he ido con Sidecars me ha gustado mucho porque es un país muy bonito y la gente es maravillosa, la de Japón también pero en México encima hablan el mismo idioma.

En Japón respetan mucho la música, ¿no?

Sí, en Japón pasa que a veces son tan respetuosos con la música que me acuerdo que hubo un concierto que toqué con The Right Ons y los teloneros eran objetivamente malos y nosotros estamos acostumbrados a que terminan las canciones y aplaudimos un poco por compromiso y terminaban las canciones y nosotros aplaudíamos y la gente nos miraba raro. Son muy respetuosos pero a la vez son duros y tienen su criterio musical.

¿Con qué instrumento te sientes más a gusto y por qué?

Mi principal instrumento es la batería porque es el que más he estudiado y el que cuando no estoy enfadado con él más disfruto, pero es muy limitado porque es un instrumento rítmico, no es un instrumento melódico ni armónico, no te da nada más que ritmo y cuando estoy en el estudio o el local a veces me lo paso muy bien pero me parece que es limitado. Luego en casa tengo piano, tengo guitarra y me paso muchas horas tocando la guitarra y el piano y me encanta, sin ser guitarrista ni pianista.

¿Sientes que eres una persona con éxito?

Sí lo siento porque consigo pagar las deudas que tengo con el dinero que gano haciendo algo que me encanta, tener la sensación de “no trabajar” trabajando me parece que significa éxito rotundo. Yo me conformo con eso, con poder vivir de ello, creo que es una meta que está al alcance de pocos y me siento muy afortunado por ello.

Háblanos un poco de Phobos y Deimos, ¿cómo surgió la idea?

Phobos y Deimos surge de mi necesidad creativa, cuando tengo algún hueco libre y estoy en casa necesito componer y escribir porque es una parte que me ayuda también a liberarme de mis demonios y de mi mundo interno, para mí es algo imprescindible y necesario. Realmente los dos discos que tengo los he hecho cuando me ha apetecido hacerlos porque no tengo ningún objetivo comercial ni ganas de entrar en la rueda de hacer discos y girar, es algo más como pintar, yo dibujo y escribo canciones cuando lo necesito. Sobre todo surge de noches de insomnio como la pasada noche, que empiezas a pensar cosas y te agobias, me entran los miedos, de que le pase algo a mi hijo o de que pase cualquier cosa. Mi madre murió hace unos años y es una experiencia que agobia y te hace pensar mucho. Es un poco lo que tienen la oscuridad y la noche.

El disco además de experimental es un poco oscuro, ¿no?

Sí, es oscuro pero yo creo que también es un poco premeditado, mi voz es muy dulce, no porque sea bonita, sino porque tengo un timbre dulce y hago melodías que intento que sean bonitas, pero eso en un entorno bonito, melodioso y dulce también es caramelo horrible, entonces creo que intento buscar un poco el contraste entre la música siendo más oscura y mi voz más dulce. Las letras son oscuras también, tienen momentos duros sobre todo para mí que soy el que las entiende al cien por cien, pero yo me escucho cantando cosas que hay en ese disco y me asusto.

¿Cómo es trabajar con Martí Perarnau (Mucho)?

Con Martí he trabajado durante muchos años hasta hace poco porque ahora está muy liado y hay un momento en el que hemos empezado a hacer discos por separado. Hemos estado produciendo discos juntos mucho tiempo y Martí es un poco más selectivo y yo lo soy también pero tengo el filtro mucho más abierto y me gusta mucho trabajar con gente y ayudar a grupos que están arrancando, a Martí le cuesta un poco más eso yo creo. Trabajar con él es maravilloso porque es una persona muy creativa que tiene una cabeza disparatadamente loca para hacer música o lo que quiera y la verdad es que es muy guay y se aprende mucho con él, pero también es una fuerza que necesita ser canalizada porque es demasiado disperso y demasiado caótico a veces, por eso cuando trabajaba con él era guay porque yo soy muy ordenado y él es muy caótico.

¿Cuál es la canción de la que te sientas más orgulloso?

Realmente del último disco todas me gustan bastante, dentro de que una vez que ya tuve el vinilo no las he vuelto a escuchar porque las he escuchado tantas veces… Estuve un año haciendo esas seis canciones y otras diez y llega un momento en el que las he escuchado suficiente.

¿En qué te basas para descartar unas canciones o elegir otras?

Para mí era importante escuchar todas seguidas y que me transportaran al mismo sitio, que la letra hable de algo similar, que tengan puntos de unión entre ellas… y al final encontré que esas eran las seis que tenían algo que ver unas con otras, era un trabajo un poco más redondo. Por eso son seis, no me gusta meter canciones de relleno, hay gente que mete cuatro canciones más para que sea un disco y son un poco que pueden sobrar o no. A mí me interesa que el disco sea una obra de arte como yo la concibo y que tenga que ver y sea coherente.

¿Tienes algún nuevo proyecto?

Lo primero terminar la gira con Sidecars, tengo que producir algunos discos y canciones que grabar cuando tenga hueco. Pintar también, estaba pensando en dedicarle un poco más de tiempo a la pintura y a los dibujos, quizá no una exposición pero algo más de tiempo porque creo que me ayuda mentalmente.

Los dibujos los relacionas mucho con la música, ¿no? En el disco hay diseños tuyos

Sí, es coherente con ese momento. Dibujar he dibujado toda la vida pero me he dado cuenta de que a la gente le gusta mis dibujos por algo desde hace relativamente poco, coincidió más o menos con la época en la que estuve haciendo esas canciones y me parecía algo interesante que los dibujos tuvieran que ver con el disco.

Para ir terminando, ¿con qué persona del pasado o del presente te gustaría tomarte un café?

Pues igual hoy me gustaría tomarme un café, porque seguro que es la típica pregunta trampa en la que mañana tendría otra respuesta, con Bowie  porque era un artista musicalmente, pero traspasaba la música también, era un personaje y una persona muy sensible, un artista completo. Se inventó personajes, se inventó su carrera y seguro que sería una conversación interesante. Con él y con Hitler a ver qué sale (risas).

Recomiéndame tres grupos o canciones

A mí me gusta mucho un grupo que se llama Mini Mansions y canción no te puedo recomendar pero su penúltimo disco me gusta mucho. Te puedo recomendar también Fela Kuti, que era un artista cantante compositor nigeriano que peleó mucho contra los poderes políticos de su país, es de los 70 y las letras son un poco machistas también te digo, tenía un harén de mujeres y tal, hay cosas que no comparto, pero musicalmente me encanta, es una música hecha desde el corazón y desde la sangre muy bestia, cuando escucho Fela Kuti por ejemplo me encanta que me saca la parte animal. Por último Miles Davis también, me encanta porque tiene muchas épocas y creo que, menos alguna así un poco más experimental que intentó hacer cosas un poco más electrónicas que me gustan menos,  el resto incluso las que son un poco más psicodélicas consiguen transportarme a sitios que nadie puede.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here