El regreso de Maga no era nada fácil. Después de seis años de puro silencio, los sevillanos regresaban a escena con nuevo trabajo, “Salto Horizontal”. Y aunque el temor de haber sido olvidado era más que real, Maga estaban más vivos que nunca para sus fans.

El pasado viernes cerraron definitivamente su última gira. Se despidieron de este disco que les ha regalado tanto. Y lo hicieron por todo lo alto: un trío de cuerda, la ilustradora María Hesse y el gran Xoel López como acompañante en Ochoymedio Club.

Hace unos días, tuvimos la oportunidad de hablar con Miguel Rivera, vocalista de la banda. Y esto es lo que nos contó.

¿Cómo surgió el concepto de “Salto Horizontal”?

«Salto Horizontal» es fruto de las ganas de regresar a escena. Habíamos estado un tiempo parados, en barbecho. Y ese periodo había venido dado por la desmotivación de no saber qué más contar. Así que decidimos parar, decir un “hasta pronto”, porque en ese momento tampoco sabíamos si iba a ser definitivo o no. Entonces cuando las ganas fueron resurgiendo, se comenzó a alimentar el ansia por componer, crear un trabajo nuevo y volver.

«Salto Horizontal» era una proeza, significaba regresar a la rutina de componer, tocar, hacer conciertos y volver a encontrarnos con el público, sin saber realmente cómo reaccionaría. Había muchas incógnitas abiertas, que se fueron despejando poco a poco. «Salto Horizontal» ha supuesto una reafirmación como banda.

¿Y cómo fue ese momento de regreso a escena?

Era una de las mayores dudas que yo tenía. Tenía cierto temor a encontrarme con que la gente no conectara con nosotras, después de varios años en silencio. Pero todas esas dudas se despejaron en Córdoba, donde hicimos el primer concierto de presentación del disco. Mucha gente se sabía ya las canciones y el álbum apenas llevaba dos semanas en la calle.

Aquello fue síntoma de que algo habíamos hecho bien y de que “Salto Horizontal”, efectivamente, era muy buen disco. Nosotros, de hecho, teníamos claro que no íbamos a lanzar cualquier disco. Sabíamos que publicaríamos el mejor álbum que podíamos ofrecer en ese momento.

Habéis cerrado gira y, precisamente, pasásteis este viernes 23 de noviembre por Madrid. ¿Como ha ido la gira?

El concierto de Madrid fue el cuarto y último de los conciertos de final de gira. Y lo cierto es que, en Granada, Sevilla y Barcelona, la experiencia ha sido brutal. La gente ha acogido con mucha emoción, las versiones que hemos hecho de los temas. Haber llevado a un trío de cuerda y a nuestra amiga la ilustradora María Hesse fue muy especial para nosotros. Además, tuvimos el gran honor de llevar como invitado a un gran amigo nuestro, Xoél López.

¿Cómo surge todo el concepto de los conciertos de final de gira, con los invitados, María Hesse y el trío de cuerda?

Surge de la idea de no terminar la gira en cuatro ciudades sin más y de una manera muy convencional. Queríamos celebrar un disco tan importante como este, que nos ha vuelto a situar en el panorama y nos ha hecho conseguir más adeptos. Queríamos hacer algo que la gente pudiera recordar toda la vida.

Así que le propuse hacer a mis compañeros una cosa que a mí me hacía especial ilusión desde hace tiempo: llevar a cabo un concierto con un trío de cuerdas. A ellos también les encantó la idea, así que contamos con Joaquín Calderón, un compositor sevillano, que se encargó de llevar a cabo los arreglos de cuerdas. Y cuando escuchamos las canciones en este nuevo formato, nos encantó. El cómo se desnudaron y se vistieron de otra forma, brillando y adquiriendo mucha más emotividad.

¿Y cómo fue el incorporar otra disciplina artística, de la mano de la ilustradora María Hesse?

Eso vino de un experimento que hicimos María y yo hace un par de años. Le propuse dibujar, mientras yo tocaba unas cuantas canciones. Con ella fue un placer, porque el imaginario de ambos a la hora de crear y escribir, es muy similar. Tenemos mucho de ese realismo mágico y elementos fantásticos. Así que lo probamos y nos gustó. Yo también la había acompañado en las presentaciones de su último libro, “Bowie”. Así que era algo que estaba ya cantado, como predestinado.

Me parecía muy bonito crear una experiencia de este tipo. Que además de vernos tocar, la gente pudiera comprobar cómo traducía ella las canciones a su imaginario visual y artístico.

Tras el final de gira, ¿cuáles serán los siguientes pasos de Maga?, ¿habrá otro periodo de barbecho?

Bueno, va a haber periodo de barbecho, pero no de inactividad. Nosotros solo vamos a dejar de tener exposición pública, pero nos vamos a encerrar a componer. De hecho, ya tenemos algunos bocetos sobre los que queremos trabajar. En enero, empezaremos a trabajar en las maquetas con Ángel Luján y con idea, de meternos a grabar en mayo.

Aprovechando que habéis estado unos años parados, yendo en contra de cómo funciona en estos momentos la industria musical, quería preguntarte: ¿cómo ves el panorama actual?

Me parece muy interesante que hagas esta reflexión. De hecho, lo veo un poco como tú. Estamos viviendo la cultura de la inmediatez y del consumo rápido. Se sacan discos casi por año, se empalman giras, festivales y discos; como si no hubiera tiempo para parar o descansar. Particularmente, yo no puedo trabajar así. Necesito empaparme constantemente de vivencias, de experiencias, de cosas que me emocionen. Para después lo madure, lo filtre y después salga. Pero parece que ahora la tendencia sea ser competitivo y rápido. Parece una especie de carrera. Pero quizás mi método sea diferente y eso no significa que sea mejor o peor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here