Es curioso pensar cómo el blues tiene la capacidad de empujar a alguien hacia un proyecto musical, con todos los quebraderos de cabeza y dudas existenciales que todo eso conlleva. No es un género masivo, claro está, pero su delicado desarrollo y permanencia ha lleavdo a retratar en el imaginario de cada uno grandes figuras como B.B. King, Robert Johnson o Muddy Waters.

Desgraciadamente, no es un sonido asociado a la figura femenina, ni mucho menos al optimismo. Sus orígenes tienen más bien que ver con la melancolía y la exasperación. Para cambiar el sentido de este significado, las hermanas Megan y Rebecca Lovell llevan años trabajando y recorriendo el mapa musical americano. Hablamos con ellas poco antes de su concierto en Madrid, donde presentarán su último trabajo, Venom & Faith.

Empezando desde vuestros orígenes como The Lovell Sisters, ¿cuál es la evolución en términos de estética, letras y sonido de Larkin Poe?

Megan: En los más de 10 años que hemos estado de gira, primero como Lovell Sisters y luego como Larkin Poe, nuestro sonido ha evolucionado y ha cambiado de forma a través de una variedad de géneros, desde el bluegrass hasta pop acústico y hard rock. Lo que se ha mantenido constante son nuestras profundas raíces en la música originales del sur de Estados Unidos, el lugar donde nacimos y crecimos con blues, folk y música de montaña, por así decirlo. Los últimos años nos han visto profundizar en el blues y abrazar completamente un sonido crudo y despojado de todo.

A lo largo de esos 10 años, podemos ver una renovación profunda en las carátulas de vuestros elepés, desde Spring hasta Venom & Faith. ¿Es consecuencia de un proceso de madurez? ¿Qué importancia tiene la presentación de un álbum?

Rebecca: La evolución estética de nuestros discos ha sido muy orgánica. Miramos el álbum como un todo e intentamos presentar una portada que se relaciones con la música que ofrece en su interior. Como nuestra música ha cambiado, también lo ha hecho el ambiente que la rodea. Descubrir la presentación del álbum con la portada, el diseño artístico y los productos que lo acompañan puede ser muy divertido y resulta gratificante verlos reunidos.

¿Cuál es la diferencia entre Peach (2017) y Venom & Faith? El mensaje final parece más abrumador en canciones como Hard Times Killing Floor Blues o Mississippi… ¿Supone el paso hacia la oscuridad desde la luminosidad? ¿De la naturaleza de las American roots hacia lo sintético de la electrónica?

R: En un esfuerzo por fomentar nuestra autosuficiencia en el estudio. Nosotras mismas producimos Venom & Faith y también tocamos casi todos los instrumentos que suenan en el disco. Habiendo hecho música juntas como hermanas durante más de una década, estamos profundamente conectadas musicalmente y somos capaces de movernos juntos muy rápido. Al igual que con nuestro álbum anterior.

Peach y Venom & Faith son un reflejo de lo que somos y hemos sido. Esperamos que la gente pueda escuchar nuestras almas resonando de esas canciones. Aunque ambos son álbumes que comparten una gran cantidad de parentesco, hay algunas diferencias de enfoque.

¿Cuáles son?

R: Peach fue medio blues, mitad covers , canciones originales… pero queríamos incluir más de nuestra propia composición de canciones en Venom & Faith. Así que en este largo solo hay dos versiones de blues tradicionales en el álbum. Queremos compartir nuestra historia a través de nuestras propias letras, sin dejar de rendir homenaje a la tradición.

También experimentamos un poco más con la adición de paletas de sonido modernas, grandes 808 y patrones de hip hop/high hat, que se pueden escuchar a la vanguardia en canciones como Fly Like An Eagle y California King.

Megan, dijiste en una entrevista que intentaste tocar la guitarra o cantar, pero que con el lap-steel te encontrabas mucho más cómoda. ¿Crees que el público la personalidad que el artista le da a un instrumento y el interés que este muestra por seguir avanzando con él?

M: La calidad vocal del slide me llamó la atención desde la primera vez que lo escuché y me obsesioné con su sonido. Me encanta la música que evoca emociones y el lap-steel es un vehículo perfecto para esa pasión. De mis grandes infleuncias, podría decirte que me vuelve loca el trabajo de Bonnie Raitt, Derek Trucks y David Lindley, por nombrar algunos. Creo el público valora mi destreza instrumental desde el principio y siento un gran apoyo desde el principio. Esta «protección» de los que nos escuchan me ha servido en mi viaje para descubrir quién soy, instrumentalmente hablando.

La música estadounidense se caracteriza por su puritanismo en el momento de su evolución hacia otros sonidos. Por ejemplo, Jack White recibió muchas críticas debido a su «electrificación» de su música. Si echamos la vista atrás, basta con ver la reacción de la gente en el Newport de 1965. ¿Habéis encontrado una recepción negativa en el momento de renovar vuestra atmósfera?

M: Tenemos muchos seguidores que nos han apoyado enormemente a medida que nuestro sonido ha evolucionado y ha cambiado y la respuesta a Venom & Faith ha sido muy positiva. Creo que la gente está muy a favor de un género en evolución y eso es necesario para que la historia continúe hacia una nueva generación. Siempre habrá algunos detractores, pero son pocos y muy distantes entre sí. La autenticidad es muy importante para nosotras y eso, desde el punto de vista artístico, solo se consigue siguiendo lo que dicta el corazón.

Hace poco leí un artículo que en el que se hablaba de vosotras como las ‘millenial del blues’. ¿Qué creéis que es más sorprendente? ¿que seáis chicas haciendo rock o que, a pesar de vuestra edad, os interese ese género?

R: Una de las muchas cosas que amamos de la música blues es su poder de permanencia. Estamos cantando estas canciones que fueron escritas hace 100 años y sus letras aún son capaces de llegarnos al fondo del alma. No me sorprende que las nuevas generaciones se estén interesando por el blues En realidad, es la raíz de EEUU. Supone la familiaridad, la comodidad, la sensación de cercanía, el volver a los orígenes.

Larkin Poe fue la banda revelación de Glastonbury 2014. De cara al presente, ¿eso supuso un cambio importante para vosotras?

M: Glastonbury es pura diversión, una pasada de festival, referencia en todos los sentidos. Desde luego que nos sentimos muy halagadas al ser nombradas como el Mejor descubrimiento.

Como banda, ¿cuál es vuestro próximo objetivo? ¿Estáis disfrutando de vuestro recorrido?

R: Hemos estado de gira sólidamente este año y 2019 se perfila como un año de mucho curro, vamos a estar muy ocupadas. Terminaremos nuestra gira europea la próxima semana y ¡tenemos muchas ganas de conocer al público español! Estaremos de gira en los EEUU en lo que queda de año y a partir de enero. Allí abriremos el show de Bob Seger, imagínate, ¡estamos muy emocionadas con esta nueva aventura!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here