Hace más de 8 años que La Maravillosa Orquesta del Alcohol, también conocidos con su acrónimo La M.O.D.A, dió a luz su primer trabajo de estudio. Desde entonces no han parado, han crecido en cada escenario y en cada recodo, acogidos por sus seguidores que en cada aliento no paran de crecer. Tras las horas incansables de trabajo, La M.O.D.A acaba de sacar su último single Colectivo nostalgia.

Hoy nos encontramos en un bar de Lavapiés con Jacobo (teclados, percusiones, banjo y guitarra) y Nacho (guitarra), dos de los siete integrantes de la banda española, y donde nos adentraremos en los recovecos de la banda burgalesa. 

Os queremos conocer fuera de los escenarios, a la “La Maravillosa Orquesta del Alcohol”, ¿le gusta más salir de cañas o salir de fiesta a lo grande?

Jacobo: Nada, salir de fiesta a lo grande poco. ¿Cañas?,  también pocas, pero si hay que escoger somos más “vinito”.

¿De dónde viene esa inspiración para hacer las canciones?

Nacho: Supongo que al final todo el mundo escribe de uno mismo, de lo que le rodea, de su entorno… En las canciones de La M.O.D.A creo que las letras tienen esa dualidad de mirar hacia fuera y ver lo que no nos gusta de lo que nos rodea, pero también mirar hacia dentro y ser crítico, investigar y hacerse preguntas sobre cosas que todos pensamos, sobre las que dudamos, sobre la existencia, sobre la intimidad, sobre uno mismo, las relaciones con otras personas… Al final todo el mundo habla de eso, de su entorno y de sí mismo.

¿Componéis las canciones entre todos?

N: Hay diferentes maneras de funcionar, hay canciones que han surgido en el local tocando todos juntos y hay muchas canciones que trae David y las trabajamos luego entre todos. Las letras sí que es un trabajo que suele hacer David individualmente, que luego lo pone en común y nos pregunta qué nos parece y cualquier aporte que puede haber, pero las letras es una cosa muy personal y creo que es una de las claves de todo esto.

Si le preguntamos a alguien “¿qué género es La M.O.D.A?” normalmente nadie sabe responder. ¿Qué sentís vosotros, en qué género encasillaríais vuestras canciones si tuvierais que hacerlo?

J: Sentimos que lo mejor de lo que hacemos es justo eso, el que ni nosotros sabemos encasillarnos en ningún género, también va un poco en contra de nuestra manera de hacer las cosas y de nuestra filosofía y propuesta.

¿De qué manera gestionáis el grupo? 

N: Realmente nos gestionamos y nos editamos nosotros. Hemos creado un sello para poder tener la burocracia hecha de sacar el disco. Luego la manera de funcionar dentro de la banda es igual, lo gestionamos y lo llevamos nosotros. Es mucho trabajo pero te da la libertad total de hacer lo que quieres.

¿Se os viene un poco grande esa auto-gestión, ahora que tenéis mucho más público?

N: Todo crece claro, pero también vamos teniendo más experiencia, y si que es verdad que hay algunas cosas que vamos delegando en gente cercana al grupo, ahora nos ayudan con el merchandising, que antes lo hacíamos nosotros, y ahora nos ayudan con estos aspectos. Realmente dedicamos más horas aún para poder gestionar todo, lo seguimos haciendo de la misma manera pero utilizando más horas que antes.

La idea de todos con camiseta de tirantes blanca y pantalones negros ¿cómo surgió?

J: Eso fue Jorge Juan un día de verano que apareció en Burgos con ese atuendo y nos pareció que era algo que podía llevar cualquier persona y se ha convertido en un símbolo, además no hay distinciones, significa que todos somos iguales.

Qué preferís, ¿salas pequeñas, un palacio tamaño estadio o un festival?

N: Preferir preferimos que todo vaya bien y que cualquier sitio de esos se llene, eso es increíble. Al final los festivales lo que te aportan en diferencia a una sala o un concierto es llegar a un público que no llegarías yendo a una sala por ejemplo, esa es la clave de los festivales y lo que más nos atrae de ellos, además de compartir cartel con compañeros que admiramos. Aunque está claro que en una sala donde tú controlas todo y tienes tu tiempo, tu show, y siempre vas a ser tú, con “tú” propuesta, el “cómo” la has pensado, “cómo” la has estado trabajando, por lo que también es más familiar en algunos casos. Pero en los festivales estamos muy agradecidos de poder participar en todos.

Y, a parte de Burgos, que seguramente sea donde mejor os sentís encima de un escenario y tengáis más feed-back con el público, ¿en qué lugar os habéis sentido más cómodos o lo habéis petado más?

N: Bueno lo voy a decir yo, pero va siendo tu tierra (refiriéndose a Jacobo), en Coruña nos sorprendimos.

J: Sí, es cierto. Galicia es el primer sitio donde la banda tocó fuera de Burgos, en concreto A Coruña, así como anecdótico, pero siempre ha habido una relación muy buena con el público gallego y se nota cada vez que vamos, llenamos las salas meses antes y cosas así, eso llama la atención.

¿Con qué canción os sentís más a gusto en el escenario? ¿Cuál es la que más os gusta tocar?

J: No lo sé, va por épocas yo creo. Ahora mismo no lo sé, antes era “Vasos vacíos”, me flipaba. Ahora creo que puede ser “El camino”.

N: Sí, “El camino” está siendo un reencuentro bonito ahora en los escenarios.

Y ¿qué canción echáis de menos cantar porque ya no entra en la setlist?

N: Yo echo de menos siempre que no la tocamos “Amoxicilina”, pero eso es como algo personal mío que intento meter todo el rato y casi nunca entra ya porque en los festivales hay poco tiempo y alguna siempre se queda fuera. Esa es la que yo echo de menos siempre.

J: Yo escogería una del último disco que sería “Vals de muchos”.

¿Con qué criterio escogéis las canciones que entran en las setlist de los festivales cuando tenéis que acortar?.

N: Pues ese es el criterio básicamente, el tiempo que tenemos en cada festival.

J: Y hay veces que depende también del tipo de festival. Hay festivales en los que tienes menos tiempo y es un público más cañero, que le gusta más un tipo de música, o que el festival está focalizado en un estilo de música concreto (más rockero, más “hardcoreta”, más “punkarra”… ). En esos días nos hace ilusión darle un poco más de volumen a los “amplis”. Como el último Festival de Iruña.

¿O sea que depende un poco del público que tengáis?.

N: Bueno tampoco, suele ser más lo del tiempo, pero en casos muy concretos como tocar en el “Iruña” o cosas así, que son festivales muy marcados en su estilo más cañeros. Ahí damos rienda suelta a la parte cañera que tenemos, no es que toquemos versiones de “Black flag”.

Si pudierais definir a vuestro público con una palabra. ¿Cuál sería?

J: Yo creo que se puede definir como “heterogéneo”. Totalmente. Desde gente joven, hasta gente más mayor, familias enteras, en las que los críos saben las canciones y los padres son casi más fans que los críos…

Habéis sacado hace poco el EP y hace menos aún una canción suelta, ¿por qué habéis cambiado a este formato de EP después de haber sacado tres discos que lo han petado?

N: Bueno, no es un cambio, son diferentes momentos. En los dos últimos años hemos sacado un disco, un EP y una canción suelta, creo que son los tres formatos que hay de sacar en la música ahora mismo, pero lo hacemos porque surge así, realmente siempre nuestro objetivo y donde ponemos nuestra energía, es al hacer los discos, que trabajamos durante muchos meses, diría que años incluso, pero luego hay veces que surgen canciones de manera más urgente y sentimos la necesidad de sacarlas y no queremos esperar a tener que sacar el disco o vemos que estilísticamente puede que no cuadren en un futuro disco…

J: Puede que no tengan un discurso concreto entre ellas.

N: Como fue en el caso del EP, que eran tres canciones mucho más directas, no había banyos ni bandolinas, no tenían esa sonoridad un poco más punky… Además teníamos la opción de grabarlo con Steve Albini, un referente total en ese estilo, entonces no nos planteamos otra manera de hacerlo que no fuera esa. Y ahora esta canción suelta pues un poco parecido, teníamos esa canción, planteamos la opción de que lo produjera Raúl Refree y queríamos sacarlo así, no queríamos esperar a un futuro disco, porque a lo mejor esa canción no cabe, o sí, o no encaja.

Hablando del EP, al principio cuando la MODA se formó sacasteis dos EP´s que estaban en inglés, ¿por qué decidisteis cambiar el idioma?

J: Eso fue fácil, vimos que funcionaba y eran canciones muy “coreables”, pero lo cambiamos simplemente por comunicación con el público, es más fácil que te entiendan y transmitir con el idioma que todos conocemos y hablamos.

A día de hoy estamos en un presente de “música líquida” (relacionado con la vida líquida), que hoy sacas una canción y te haces famoso, y de repente sacas otra cosa y no triunfas… El gusto de las personas va cambiando mucho… ¿Qué formato os gusta más para llegar a vuestro público?

N: Me gusta el concepto de “música líquida”, no lo había oído nunca y me parece un concepto que está muy bien.

Creo que evidentemente las tres maneras (single, EP y disco) nos parecen bien, porque hemos hecho en los últimos dos años todos los modelos. Creo que nosotros, sí tenemos todavía ese punto romántico, que nos gusta escuchar discos completos, nos gusta crear discos de esa misma manera de cómo los consumimos, pero también es interesante saber lo que está pasando y ver nuevas fórmulas de hacer música. La industria cambia todo el rato. También son muy diferentes los vinilos a los discos, en cuanto a duración por ejemplo, hubo ese cambio y ahora hay otras maneras de cambio.

Nosotros tenemos ese punto en el grupo, y seguiremos haciendo discos, y siempre va a ser nuestro formato preferido, pero eso no quita que probemos otras maneras de hacerlo. Por ejemplo en el EP “7:47” nosotros lo sacamos en vinilo y no en CD. Tenemos esa manera clásica de ver el formato y de la creación de hacer cosas un poco más largas, al final lo importante es la calidad. Si haces “música líquida” que creo que tiene algo ya peyorativo -”Me encanta el término, me lo voy a quedar”- entonces eso, está mal sea en un disco o una única canción. Entonces al final lo importante es la calidad, si sacas una canción buena adelante, sácala mañana a spotify, pero nos gusta también tener el objeto, a mí por lo menos, de ver las letras y ver el disco físico.

Sois un grupo que lleva muchos años. ¿Cuál es el requisito más importante para que una banda de tantos componentes siga unida después de tanto tiempo?

J: Qué gran pregunta. Pues no sé, imagino que el amor por lo que hacemos y la dedicación que le ponemos es lo que al final nos une a todos, por muy distintas que puedan ser siete personas juntas. El proyecto que creas, en el que crees y por el que luchas  “24/7”, al final supera todas esas diferencias. En la furgoneta compartimos todo.

¿Qué consejo le daríais a alguien que está empezando y quiere formar una banda?

N: Consejos… Que los demos nosotros es un poco raro, al final somos jóvenes todavía y llevamos poco tiempo, hay gente que lleva en la carretera 40 años. El consejo sería que si alguien quiere tener un grupo, lo importante es la ilusión, tocar y que te mueva eso, si te mueven otras cosas estás perdido. Que tampoco te mueva llegar a la radio.

Al vosotros auto-gestionaros es algo que podéis evitar, ¿no?, el ir a las radios mainstream.

N: Sí, tampoco es que nos llamen “Los 40 principales” todos los días para pincharnos y negociar (risas). No sé, es que es verdad que la radio es rara, tal como está ahora, las cadenas están muy etiquetadas, cada equipo de radio pincha una cosa, , cuando nos subimos a la “furgo” alucinamos con lo que pasa ahí.

Pero bueno, hay otras radios más independientes que sí que tienen un criterio que nos gusta escuchar y tener la oportunidad de descubrir música nueva.

Con “Radio 3” habéis estado repetidas veces, ¿Cómo ha sido la experiencia?

N: Sí, nos han apoyado siempre y se lo agradecemos. Hay programas en “Radio 3” que disfrutamos mucho. “El sótano” uno de ellos, que siempre que volvemos de ensayar lo escuchamos y ahí se aprende siempre un montón de música, es increíble.

Para ir terminando, ¿os gustaría contar alguna anécdota interesante que nadie sepa?

N: Es que no pasan tantas cosas, así como para contar ahora que sean tan increíbles como para que os interese ahora. Es un día a día menos glamuroso de lo que puede parecer, no sé lo que parece, pero realmente nuestro día a día es más normal.

J: Al margen de mi corte de digestión del otro día no habría nada que contar. Nuestros técnicos de sonido dicen que somos el grupo que más duerme del Mundo.

N: Sí, es que todo el rato que no sea tocar y probar estamos durmiendo. Nunca sabes cuándo vas a volver a dormir. Siempre que puedas intenta comer y dormir.

J: Eso es, come  y duerme cuando puedas.

Una recomendación de artistas o música para finalizar…

N: Yo venía escuchando en el metro ahora mismo Boleros de Agustín Lara. Si no habéis escuchado a Agustín Lara, es un compositor Mexicano que cuando lo escuchéis no vais a entender nada de por qué estoy diciendo esto, pero es una maravilla y venía escuchando eso.  Ahora te dirá Jacobo una cosa totalmente diferente, y así veréis cómo funcionamos en el grupo, con la mezcla de todas estas cosas, escuchamos música muy diferente. No digo que Agustín Lara sea una influencia para La M.O.D.A pero escuchamos música antigua, y sí que hemos tenido referencias para este último disco e incluso  tiene más que ver Agustín Lara que el último grupo que ha salido en “Radio 3”.

J: Pues hablando de eso, lo último de The National es increíble y la última canción de Bon Iver qué pasa ¿eh?

N: Bien, ¿no?, es que hablamos mucho de Bon Iver, todo lo que hace es brutal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here