Crónica del Neox Rocks ó… ¿Ironía Rocks?

0
115
WAS Neox Rocks
WAS Neox Rocks

Si tuviéramos que definir con 4 palabras el Neox Rocks podrían ser: desierto, polvo, colas y mala organización (bueno, son 5, pero que se le va a hacer, mi cerebro parece una croqueta). Y es que lo único que se puede salvar de este festival es lo siguiente:

  1. Los baños. Comparados con otros festivales de esa envergadura, el Neox Rocks disponía de una cantidad considerable de baños que reducía las colas de los baños considerablemente.
  2. El espacio. Por suerte no nos encontramos frente a un festival en el que estar apelotonados. Es cierto que los escenarios eran chiquitos pero se podía pasear e incluso sentarse en las mesas y sillas tranquilamente.
  3. La musica, más adelante hablaremos de la música, pero si hay un claro salvador de este festival es la música. Sin los profesionales del cartel del Neox este festival se habría ido al garete.

Y es que han sido muchos los puntos negros de este festival. Como hemos dicho antes, el polvo reinaba por el lugar, y ya no os queremos contar en el parking. Todo coche que entraba, como si de la cortina de humo de Lluvia de Estrellas mezclado con el «Megatron» de humo de Kapi, se transformaba del color que fuera a un gris-marron polvo en el que podías pintar hasta varias capas.

Pero eso no era nada comparado con lo que veríamos dentro. Queridos organizadores de festivales, aquí nuestro ranking de suelos: césped de praderas bonitas y verdes, asfalto, barro y por último, piedras. En que cabeza cabe realizar un festival en un terreno con pedruscos. La ironía que colmó el vaso es que se quitaran los tapones a las botellas de agua, por seguridad. (Nota del autor) Si no le he tirado ya piedras a Izal, ¿crees que le voy a tirar una botella de agua a alguno? Inaudito.

Luego, el colmo de los colmos. 20.000 personas, 1 puesto de comidas. Sabemos que Neox es un canal para público infantil-adolescente, pero de ahí a crear unos Juegos del Hambre… Es pasarse. Además, desde la cuenta oficial del Festival se aseguraba que habría variedad en la comida en caso de ser vegetariano, celíaco, alérgico, etc. Bueno, a las 12 de la noche tenías la gran variedad de perrito caliente o patatas. Y ten fe de llegar al ketchup. Eso sí, otra ironía, Ironía Rocks se podría llamar. El puesto tenía perritos calientes (compuesto de pan con Frankfurt) y patatas. Pues no tenían salchipapas (compuestas de Frankfurt y patatas), las cuales costaban el módico precio de 7€ (todo Low Cost, como iban vendiendo el Festival: vasos a 2€, cerveza a 8€, vamos, igual que el chino de tu barrio).

Y por último en las críticas al festival Ironía Rocks 2016: una gran pancarta detrás del escenario 3 que decía: «Sabemos que has venido por la música. Por eso te ahorramos hacer colas con el sistema cashless» ¿Que ahorras hacer colas? ¿Se lo dices a las colas de una o dos horas que hubo el primer día para recargar el cashless (el cual apenas funcionaba online), a los que estuvieron horas perdiéndose a grupos por coger la lanzadera del bus (que prometieron gratis y al final 1€/trayecto) o a los que llevaban horas esperando algo para comer para que luego no hubiera nada? En fin, vamos a hablar un poco de la música que si no nos calentamos.

Neox Rocks: Varry Brava

Viva Suecia y Modelo de Respuesta Polar se llevaron la peor parte del primer día, pues el sol, a pesar de haber acabado el verano, no perdonó. Aun así congregaron a un buen grupo de personas dispuestas a arriesgarse a la insolación para escucharles. Y, ya bajando ligeramente la temperatura – aunque seguía bien alta – le llegó el turno a Varry Brava. Una pena el horario que les impusieron, ya que sus temazos son perfectos para la noche, no con el calor y el sol del viernes. Aun así, hicieron que el publico saltara y sudara con «Fantasmas» o «Radiactivo», hasta llegar a descamisarse y darlo literalmente todo con su temazo ya bien conocido «No gires»; además de dejarnos caer que su ultimo trabajo está a punto de ver la luz.

Llegó el momento de descansar un poco los pies de la gravilla hasta el turno de Xoel Lopez. En el Mad Cool tuvo la mala suerte de coincidir con unos de los grandes cabezas, pero en el Neox tuvo todo el festival para él solo y eso se notó, con un Xoel bien sonriente y feliz. El gallego interpretó temas de su nuevo disco – por no decir que lo interpretó casi al completo – entre ellos los temas «Todo lo que merezcas» o «Paramales»; de su antiguo disco, como «Tierra», o incluso de su antigua banda Deluxe, como «Que no» o «Ver en la oscuridad».

Neox Xoel Lopez

Tras terminar Xoel nos fuimos corriendo a Miss Caffeina que, como siempre, no defraudaron. Su ultimo disco, Detroit, es un éxito en directo, con canciones como «Lobos» o «Oh Sana», junto con himnos como «Capitan» o «Modo Avion», pero su tema «Mira como vuelo» es un MUST en cualquier festival. ¡Nosotros no paramos de bailarla! Y una avalancha humana nos indica que llegamos al apogeo de la noche: es el turno de Izal. Excedidos de tiempo, se nos hizo un poco pesado el concierto, pero al público más fiel se les veía disfrutar a lo grande con «La mujer de Verde», «Panico Práctico» o su cierre con «El Baile», confeti incluido (aunque nos faltaron los fuegos artificiales). Aprovecharon el Neox Rocks para anunciar otro (sí, otro) palacio de los deportes (ahora Barclaycard Center) para despedir la gira. ¿Tardaran tambien pocos meses en volver como la ultima «despedida»?

Caben destacar el gran éxito de los Djs que cerraron la jornada del viernes. Un gran descubrimiento, gracias a Indiescabreados DJs, del comportamiento indie: «todos seremos muy indies, pero nos ponen Beyoncé o SIA y perreamos a to’ lo que se mueva».

El sabado fue una jornada un tanto floja comparada con el viernes en el Neox Rocks, destacando Nacho Vegas, con su famoso estilo reivindicativo antisistema feminista antidesahucios con aires a perroflautismo del bueno y nos quedamos sin más adjetivos con el que describirle. Quizá el estilo que menos pegaba con el cartel del festival, pero cabe destacar el gran equipo que lleva, entre ellos un coro de 11 personas, además de 5 músicos, entre ellos Abraham Boba de Leon Benavente.

Neox Lori Meyers

Pero el oro y la plata de la jornada se lo llevaron Lori Meyers y WAS. Los granadinos fueron el imán indie del sábado, concentrando a una gran cantidad de público para, entre otras cosas, dejarnos escuchar un avance de su nuevo disco que está a punto de salir del horno. Además, siempre es un placer saltar al ritmo de «Emborracharme», «Mi Realidad» o «Religión», haciéndonos revivir su discos como si hiciera años que no sabíamos de ellos, espera, ¿o si?.

Y, finalmente, poniendo el punto y final al indie del festival, WAS. Los antiguos We Are Standard nos trajeron toda la fuerza electrónica, como si nos transportaran a esa época de música disco,techno o incluso house, que encajaba como anillo al dedo a la hora establecida, haciendo que diéramos unos últimos botes antes de irnos a por mas fiesta, o a casa, dependiendo de como nos hubieran afectado las piedras del recinto.

Y con este festival se termina la temporada veraniega de festivales en España. Ahora se nos abren dos nuevos caminos: el de los festivales de otoño para los que nos negamos a aceptar su fin; o las salas, o grandes espacios, donde podremos disfrutar de aquellos músicos descubiertos durante estos festivales en nuevos formatos. La cuestión es: ¡QUE NO PARE LA MÚSICA!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here