Cala Vento arrasa el Barceló

0
111

 

Sobre el escenario, un pianista amenizaba la espera. Unas tímidas notas se asomaban entre bastante bullicio. Los que estábamos allí esperábamos impacientes que Aleix Turon y Jon Delgado, miembros de Cala Vento, entraran a escena en el Teatro Barceló. Focos y luces llenaban la sala de color rosa, y entonces, acompañando las últimas notas de piano, el dúo catalán descorchó la noche.

“Gente como tú”. Primer tema que sus dos voces entonaban, y que daría comienzo a la presentación de Balanceo, su nuevo álbum. Que hace falta gente como nosotros en cada sala, eso es lo que ellos querían que supiéramos. Su forma de agradecer el sold out; y para el público, clavando a coro cada letra de este himno, su manera de dar comienzo a una noche memorable. Sin mucha parafernalia, acompañados solamente de guitarra, batería y bajo, fueron capaces de demostrar que no hace falta mucho más para llegar.

Aleix y Joan advirtieron al comienzo del concierto que su actuación no iba a centrarse solamente en la presentación del disco, si no que nos iban a acompañar un rato largo. Vamos, que darían el “Do de pecho”, que fue justo lo que sonó a continuación. A esta canción la seguiría otra del trabajo del último año: “Bienvenidos a la Tierra”.

Daba gusto ver a Joan intentar romper las baquetas contra la batería. Aleix tampoco se quedaba atrás con cada riff de guitarra. Se les notaba que querían hacer al público vibrar, bailar, sudar, gritar. Balanceo sonó de pé a pá, y nadie va a poner en entredicho si funciona después de esa noche.

“Rossija” fue la siguiente canción, de las primeras del grupo. Cuando, seguramente, no imaginaban que llenarían salas en Madrid. Hubo tiempo también para tocar algo de Fruto Panorama. “Historias de bufanda” y su lema “te jodes y bailas, disfruta de la vida” cobraba más sentido aún con el público allí, al unísono. “En cueros” era lo que faltaba para incendiar el Barceló. La complicidad estaba presente en el escenario, y eso hacía cómplices al resto.

La calma también estuvo presente. Aleix pasó de guitarra a bajo en “Remedio contra la soledad”. Joan dejó de aporrear la batería para enseñarnos su lado cantautor con “La importancia de jugar al baloncesto”.

A pocas canciones de terminar, se podía palpar el feeling entre banda y oyentes. Decidieron cerrar el círculo y acabar como habían empezado, con energía. Sonó “Estoy enamorado de ti”, “Abril” y para finalizar, la mítica “Isabella Cantó”.

El dúo catalán nos regaló una noche en muy buena compañía, de buenas sensaciones. Os esperamos en un sitio más grande, en el Barceló ya no cabéis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here